El impacto de la Reforma de las Pensiones en Andalucía

Andalucía, por su carácter de región menos desarrollada económicamente, tiene pensiones de menor nivel adquisitivo. Así, mientras la pensión de jubilación media en España es de 981,92 euros, en Andalucía es casi de cien euros menos (893,96 euros). Además, la distribución territorial es muy asimétrica.

num-total-pensiones pension-media-and pension-media-jub

La provincia donde la pensión media es más alta es Cádiz, con 1028 euros, seguida de Huelva y Sevilla, con 847 euros y 939 euros respectivamente. A la cola de la región está Almería, con pensiones medias de 792,97 euros.

pension-media-and

Asimismo, el número más alto de pensiones de jubilación se da en Sevilla, con 183.266 pensionistas, seguido por Málaga con 131.748 pensionistas. A la cola estarían Huelva y Almería, con 49.424 y 55.218 pensionistas respectivamente.

num-total-pensiones

ESPERANZA DE VIDA

Una de las razones por las que los diferentes Gobiernos consideran necesario elevar la edad de jubilación es porque la esperanza de vida de los ciudadanos habría aumentado considerablemente a lo largo de las últimas décadas. Eso, desde un enfoque economicista, plantearía un incremento de los gastos puesto que los jubilados vivirían más tiempo y habría que pagarles más dinero en total. Un enfoque inhumano que no se contextualiza en el incremento espectacular también de la productividad y de la capacidad productiva de las sociedades modernas. Pero que, además, ignora que vivir más no es vivir mejor.

Un hombre de 65 años en España aspiraba a vivir, de media, unos 16 años más en 1995. Actualmente esperará vivir varios años más, hasta 18 años. En el caso de las mujeres estos datos serían de 20 años y 23 años respectivamente.

esp-vida-h

esp-vida-m

Sin embargo, si utilizamos indicadores como el de Años de Vida Saludable, que mide los años de vida que restan sin sufrir alguna enfermedad grave, el enfoque cambia. Efectivamente, vivimos más tiempo, pero ese tiempo que le ganamos a la muerte no es un tiempo de vida plena. Aunque la metodología de los indicadores ha cambiado, lo cierto es que hay acuerdo en que la esperanza de vida saludable no ha variado en los últimos años. Y es posible, de hecho, que incluso haya descendido a consecuencia de la crisis y sus efectos. Así, viviríamos más pero también peor.

Hasta el punto de que en España en 1995 el porcentaje de vida saludable sobre la esperanza de vida era para los hombres del 60%, lo que significa que del tiempo que, a partir de los 65 años, nos quedara en vida sólo un 60% lo sería en condiciones dignas. Actualmente ese porcentaje se habría reducido a poco más del 50%. En el caso de las mujeres incluso al 40%.

vida-salu-esp-vida

Dadas estas circunstancias, cuando un hombre medio llega a los 65 años, espera pasar 7,5 años con una salud buena o muy buena, otros 7,5 años con una salud percibida mediocre, y 3,8 años con una salud mala o muy mala.

El efecto de aumentar la edad de jubilación es evidente: aproxima más la edad de jubilación al final de la vida saludable. Los años que se aumentan de jubilación son años que se restan de edad de vida saludable, y puede provocar que haya muchas personas que se jubilen directamente para entrar directamente en la etapa de peor salud de su vida.