El PCA apuesta porque el sector naval ocupe su lugar en Cádiz sin depender de países en conflictos armados

4 de Octubre de 2018

Entre miseria o lucha, los comunistas siempre elegiremos la lucha. Lucha por la dignidad, la solidaridad y la unidad de la clase trabajadora.

POSICIONAMIENTO DE LA SECRETARÍA DE MOVIMIENTO OBRERO SOBRE EL SECTOR DE LA CONSTRUCCIÓN NAVAL

Septiembre ha sido un mes convulso y de incertidumbre para los trabajadores de la factoría de NAVANTIA en San Fernando (Cádiz) y los trabajadores de sus empresas auxiliares ante el anuncio de la suspensión del contrato de construcción de varias corbetas para la Armada de Arabia Saudí, como respuesta comercial de este país al anuncio del Gobierno del PSOE de no hacer la entrega de las 400 bombas vendidas por el Gobierno del PP en la etapa anterior.

Es necesario reiterar el rechazo frontal del PCA ante las masacres que Arabia Saudí está perpetrando contra el pueblo yemení y la denuncia de la connivencia histórica de los Gobiernos españoles y de la Casa Real con un país genocida que representa la posición avanzada del imperialismo norteamericano en Oriente Medio. Arabia Saudí conoce el derecho internacional y la obligación de todos los países, incluso en situación de guerra, de proteger la vida de la población civil, pero, para Estados Unidos el petróleo y los intereses militares estratégicos y sus propósitos en Oriente Medio, están por encima de cualquier consideración democrática y humanitaria, pese a sus reiteradas proclamas de defensa de los derechos humanos.

Dicho esto, hay que plantear una reflexión y un posicionamiento coherente que ponga de manifiesto esta connivencia histórica de los distintos gobiernos e importantes empresas de nuestro país con este régimen genocida y, por otro lado, que haga un llamamiento a la clase trabajadora a la solidaridad internacional con otros pueblos que son actualmente masacrados, así como de que existe una alternativa de viabilidad para el Sector de la Construcción Naval, una alternativa que pasa por desterrar del Gobierno de nuestro país a los partidos cómplices y corrompidos por las influencias económicas de Arabia Saudí. Desde esa consideración, la posición del PCA necesariamente tiene que ser defender que los derechos de los trabajadores de NAVANTIA queden preservados, por lo que exigimos que la carga de trabajo se mantenga en construcción civil o militar destinada a países no implicados en conflictos armados. Sin embargo, el PCA tiene que reivindicar el bloqueo de la venta de armas a Arabia Saudí, máxime considerando las consecuencias que para el pueblo yemení está teniendo la prolongada intervención militar ilegal.

El sector de la construcción naval en nuestro país, y en concreto en Andalucía, ha sido víctima de los ataques desaforados de todos los Gobiernos -del PSOE y del PP- desde los años 80. Fueron uno de los sectores víctimas de los diferentes procesos de desindustrialización de nuestro país por dos causas principales: el ataque a una clase obrera numerosa y fuertemente organizada sindicalmente, y la sumisión vergonzante a los designios de una Unión Europea que entiende que los países periféricos debemos desmantelar nuestros sectores industrializados a golpe de subvención para entregarnos posteriormente a la prestación de servicios y la precariedad laboral.

En función de esto, las factorías del sector de la Construcción Naval que han sobrevivido a la múltiples “reconversiones” industriales, absorciones y fusiones, han quedado reducidas a una expresión mínima de lo que fueron en cuanto a volumen de trabajadores, carga de trabajo e impacto económico en sus territorios, manteniendo los sindicatos y Comités a lo largo de los años una posición de defensa de la actividad y de los puestos de trabajo a toda costa, y contra la precarización de sus condiciones laborales.

El Partido Comunista de Andalucía denuncia el cinismo y la hipocresía del Gobierno de España en tanto que:

  • Mantiene en precario la actividad del Sector Naval que debería diversificarse en cuanto a su cartera de clientes por medio de una intervención decidida de la SEPI.
  • Pretende especializar a nuestras factorías en la industria armamentística y la tecnología bélica, por la vía del “monocultivo” comercial, abandonando la construcción civil y a las factorías que se han dedicado tradicionalmente a esta. En base a esto y con la precariedad de las cargas de trabajo, somete a nuestra clase a un chantaje permanente, obligándonos a producir maquinaría de guerra a sabiendas del uso criminal contra población civil que se le dará a la misma, para poder mantener los puestos de trabajo.

El PCA, por tanto, comprende y apoya a los compañeros de NAVANTIA en San Fernando en su lucha por mantener la actividad de la factoría contra viento y marea a lo largo de décadas y por defender la ya insuficiente carga de trabajo de la factoría. Y condenamos la venta de armas al régimen genocida de Arabia Saudí, exigiendo que no se haga recaer sobre los hombros del calderero, el mecánico o el pintor la responsabilidad que tienen los gobernantes de nuestro país en las decisiones que se toman sobre todo un sector, que es condenado a sobrevivir al límite de la carga de trabajo y con una cartera casi exclusiva basada en la industria armamentística.

Dicho lo anterior, el PCA traslada a los trabajadores y compañeros de NAVANTIA y del sector de la construcción naval de la Bahía de Cádiz lo siguiente:

Los mismos partidos políticos que han condenado a muerte al sector (PP y PSOE) y que se han doblegado a los intereses de la UE en contra de nuestro futuro, el de nuestras familias y el de toda la comarca, son aquellos que se pelean por sentarse en la foto, para usarnos como arma arrojadiza y obtener réditos electorales. La clase trabajadora no ha olvidado a los que nos han traicionado a lo largo de décadas, poniendo en peligro nuestros trabajos y la subsistencia de nuestras familias.

El PCA apuesta porque el Sector Naval, tanto en la construcción de nuevos buques como en reparaciones, ocupe el lugar que tenía como motor de desarrollo de comarcas completas, como la Bahía de Cádiz y otras zonas de Andalucía y España. En línea con esto DEFENDEMOS:

Apoyo decido al sector naval de Andalucía como fuente de generación de empleo y motor económico de comarcas como la Bahía de Cádiz. En línea con esto, la puesta en marcha de políticas de apoyo y bonificaciones a empresas y armadores que contraten la construcción de buques en los Astilleros andaluces. Esta política de incentivos revertirá en más puestos de trabajo, mayor calidad y estabilidad en el empleo, minimización de la dependencia de nuestro sector naval de la construcción para fines bélicos y estabilidad en las cargas de trabajo. El PCA manifiesta su oposición frontal a la destrucción subvencionada de nuestro tejido productivo llevado a cabo por los distintos Gobiernos del PSOE y el PP.

Esto debe incluirse en el marco de un Plan de Acción en el que intervenga decididamente la SEPI, los sindicatos y el Gobierno Andaluz para, por la vía de la gestión comercial y el trato preferente a los clientes, rompa la dependencia de sectores estratégicos (como por ejemplo NAVANTIA y AIRBUS) con la industria armamentística. Los trabajadores queremos conseguir un escenario laboral en el que no nos chantajeen con el dilema fabricar bombas o lentejas. Un escenario en el que los trabajadores y trabajadoras podamos intervenir en libertad plena, atendiendo a nuestros valores tradicionales de solidaridad e internacionalismo con la clase trabajadora de otros países.

En línea con esto, el PCA denuncia enérgicamente cómo el Gobierno de España ha entregado a la ultra especialización en la fabricación de material de guerra a industrias tan importantes de nuestro país como NAVANTIA o AIRBUS. En el caso de NAVANTIA se ha tenido que retirar de proyectos, también de construcción militar, como el “Tamandaré” para el gobierno de Brasil, por el elevado número de compromisos comerciales con las Armadas de Arabia Saudí, EEUU, Canadá, Australia, etc. Esta especialización en la industria armamentística supone un gran negocio a corto plazo para los sectores del Capital español vinculado a esta industria y relacionados íntimamente con la Casa Real y con los Gobiernos de España de distinto signo pero, por el contrario, es una mala noticia para los trabajadores de un sector cuyas plantillas van a ser mantenidas en tanto se cumplen los compromisos adquiridos pero que, a medio plazo y de no producirse la necesaria diversificación de la producción, terminarán sometidos a los chantajes indignos a los que se les somete o se enfrentarán en unos años al cierre de factorías completas o la destrucción de gran parte del empleo cuando la única cartera comercial disponible decrezca.

Que NAVANTIA renuncie a un contrato millonario de construcción de barcos en Brasil para construir barcos de guerra para Arabia Saudí, país violador sistemático de Derechos Humanos y agresor de Yemen, demuestra que mantener los puestos de trabajo es compatible con defender los derechos humanos y que es una cuestión de decisión política.

Este apoyo por el sector naval del Partido Comunista de Andalucía se enmarca dentro de nuestra apuesta por la elaboración, de acuerdo con los trabajadores y sindicatos, de un Plan de Reindustrialización de Andalucía que garantice la generación del empleo de calidad y el apoyo estratégico de las Administraciones (Central y Autonómica) al I+D orientado al desarrollo productivo de los sectores a impulsar, entre ellos el sector de la Construcción Naval con medidas como apoyo a la modernización de los centros de trabajo, consolidación y ampliación de las cargas de trabajo, ampliación de las plantillas, apoyo a la diversificación de nuestra producción, planes de rejuvenecimiento de las plantillas de trabajadores, etc.

El PCA apuesta decididamente por el desarrollo económico de Andalucía y el empleo de calidad desde el reforzamiento de sectores productivos estratégicos, que minimicen el excesivo peso del sector servicios y de la hostelería en nuestra tierra. Este desarrollo debe darse con la participación de la clase trabajadora andaluza y desde la intervención de un Gobierno Andaluz comprometido con su Pueblo.

El PCA manifiesta y reitera su rechazo y enfrentamiento con la distribución de la producción dentro de la UE, con la complicidad de los gobiernos del PP y PSOE, que impide y frena el desarrollo económico de nuestra tierra y la creación de empleo y el bienestar de la clase trabajadora.

El Partido Comunista de Andalucía hace un llamamiento a las Centrales sindicales y sus Secciones en los centros de trabajo, y a todos los compañeros del Sector Naval para que exijan una carga de trabajo sostenida en el tiempo y diversificada, que nos permita garantizar la actividad del sector, así como declarar a la patronal y al Gobierno de turno que no queremos que, aprovechando nuestra debilidad laboral, nos hagan cómplices en mayor o menor medida de matanzas de población civil lejos de nuestras fronteras: hoy son ellos y mañana podríamos ser nosotros.

Entre miseria o lucha, los comunistas siempre elegiremos la lucha. Lucha por la dignidad, la solidaridad y la unidad de la clase trabajadora.
 

Categorías: Provincial La Isla

Comparte: